Cómo convertir grasa en músculo

Convertir grasa en musculo

¿Se convierte la grasa en músculo?

Éste es uno de los tres mayores mitos de la historia del deporte y, sin duda, el más divertido, infundado y ridículo de todos. ¿Cuántos hemos oído decir que no se pierde peso porque está cambiando grasa por músculo?
Si esto fuera así, un carnicero podría comprar panceta, echarle unos polvos mágicos, recitar unas palabras y convertirlo en solomillo. Se acabaría el hambre en el mundo y todos comeríamos como reyes.

La grasa y la masa muscular son tejidos diferentes, con estructuras moleculares completamente distintas y, por tanto, la conversión de un tejido en otro resulta completamente imposible, por no decir absurdo. De ser así podríamos convertir el agua en vino, o el hierro en oro y se acabaría la crisis. Bueno, en este caso tal vez mejor convertir el ladrillo en oro.

Para ser justos, hay que admitir que este argumento se refiere a que el peso que se pierde con el consumo de grasa se compensa con el aumento de masa muscular. Y esto, aunque ya no es tan ridículo, sí es muy difícil, por no decir imposible. El organismo tiene una capacidad media de generar una cantidad de 2 kg de masa muscular al año aproximadamente, mientras que esta misma cantidad de grasa es la que puede llegar a consumir, también de media, en una semana. Si hacemos las cuentas, nos sale una cantidad media de 38 gr de masa muscular a la semana, por 2Kg de pérdida potencial de grasa, es decir, 52 veces más, lo que convierte en absurda esta otra teoría.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *